Pedro Iturralde nació en 1929 en Falces, Navarra. Recibió sus primeras lecciones de saxofón de la mano de su padre y pronto comenzó a formar parte de todo tipo de orquestas y a familiarizarse con un repertorio de música popular con composiciones de Falla, Albéniz o Granados. Esa permeabilidad hacia el folclor local también hizo despertar en él un enorme interés por las tradiciones musicales de países como Líbano, Turquía o Grecia, lugares que visitaría antes de cumplir los 30 años con diversas orquestas.

Portadas-jazz-flamenco

A su vuelta a España, el Whisky Jazz Club de Madrid se convirtió en su residencia artística durante años, permitiéndole desarrollar su carrera centrado exclusivamente en el jazz. La incorporación a su cuarteto del pianista alemán Paul Grassl, con quien el saxofonista compartía un creciente interés por el flamenco, propició que el repertorio de la formación fuera dando entrada a las influencias recibidas a través de los discos de este género que ambos escuchaban o de sus frecuentes visitas a tablaos y conciertos. Así, su trabajo de adaptación y rearmonización de temas tradicionales, principalmente los recogidos por García Lorca, fue decididamente progresando hasta que la aceptación por crítica y público del Sketches Of Spain de Miles Davis creó las condiciones favorables para que esas interpretaciones en clave de jazz de El zorongo gitano, Las morillas de Jaén, El Café de Chinitas, etc. pudieran ser finalmente presentadas sobre el escenario del club de la calle Marqués de Villamagna.

Las morilla de Jaén

En este momento Pedro Iturralde todavía trabajaba en formato cuarteto, formando parte de su banda el batería alemán Peer Wyboris, el bajista suizo Eric Peter y el anteriormente referido pianista de Munich, Paul Grassl. Aquéllos también serían integrantes, y por muchos años, del trío habitual de Tete Montoliu.
La entrada de un guitarrista de flamenco no formaba parte de los planes iniciales de Iturralde, cuya intención fue siempre la de explorar las melodías populares andaluzas más que el flamenco puro, por el que sentía un gran respeto. Sin embargo la sugerencia de Joachim Ernest Berendt, periodista musical, productor discográfico y pieza clave en la escena del jazz de Alemania, de incluir un guitarrista en el grupo hizo que el saxofonista accediera a probar varios.

Pedro-Iturralde

Paco de Antequera, en esa época guitarrista habitual de los mejores tablaos de Madrid, fue el elegido para formar parte de las primeras grabaciones de Iturralde para Hispavox en junio de 1967. Pero otro hombre sustituyó al anterior en las sesiones de septiembre de ese mismo año y sucesivas: Paco de Algeciras, seudónimo de un joven guitarrista cuyos compromisos contractuales en vigor impedían revelar su verdadera identidad. Este enigmático artista no era otro que Paco de Lucía.
El proceso de grabación de los dos álbumes acordados con la discográfica se vio interrumpido por la oferta recibida de Joachim Ernest Berendt para participar en el Festival de Jazz de Berlín en noviembre de 1967 y la grabación de un LP para el sello SABA (más tarde MPS). Las sesiones para el 2º álbum con Hispavox se reanudaron contando con el refuerzo al trombón del italiano Dino Piana.

¡Anda Jaleo!

Jazz Flamenco se publica originalmente en 1967 mientras que Jazz Flamenco 2 aparecería en 1968. Ambos trabajos fueron reeditados posteriormente en un CD por Blue Note, pero su edición en vinilo ha permanecido durante años en el exclusivo circuito del coleccionismo discográfico, con una cotización a la altura de las piezas más buscadas del catálogo discográfico español. La presente reedición no solo vuelve a hacer que ambas obras estén de nuevo fácilmente disponibles, sino que rescata con la máxima calidad estas grabaciones esenciales para la historia del jazz en España.