jacquesOffenbach_150pppClaro homenaje a la ciudad de la luz, esta biografía de Jacques Offenbach utiliza la vida y obra del compositor para montar un retrato penetrante de París durante el Segundo Imperio: galanes, dandis, cortesanos, periodistas disolutos y aristócratas esnob, en un mundo de salones elegantes y desenfrenados carnavales callejeros. Las operetas de Offenbach, inmensamente populares, se consideran parte de la amnesia histórica y el escapismo de las postrimerías revolucionarias de 1848. Pero el autor insiste en que estas producciones han de entenderse como algo más que brillantes distracciones. Mediante el examen de la superficialidad y la mistificación de la experiencia colectiva, Kracauer ofrece una fisonomía reveladora de la realidad social. Los reinos de fantasía de sus operetas seguían por un lado con la irreal mascarada imperial de Napoleón III, pero por otro hacían una importante burla de la pompa, las pretensiones, el fraude y la corrupción de los aparatos del poder. Estas operetas eran, por tanto, una clara forma de protesta revolucionaria, además de el evocador símbolo de un mundo loco y glamuroso.

El ingenio de Offenbach a través de la capital del siglo XIX sigue encantando a los amantes de la música y de la inteligencia.

Susan Sontag

Autorenfoto-Kracauer-cSuhrkamp-Verlag-e1364925713334

Siegfried Kracauer (Frankfurt 1889-1966). Nacido en el seno de una familia judía, Kracauer estudió en arquitectura y se doctoró en ingeniería en 1914. Durante su vida universitaria mantuvo cierta proximidad con los movimientos de izquierda contemporáneos, si bien desde una posición personal compleja, en la que se acumulaban valores religiosos y humanistas junto con convicciones marxistas y libertarias. Es en este periodo cuando entra en relación con figuras claves del pensamiento germano del siglo XX como Theodor Adorno, Ernst Bloch o Walter Benjamin, con muchos de los cuales se reencontrará durante los años 40 en Estados Unidos. Intelectual de amplio espectro, Kracauer desplegó su inquietud en el periodismo, la historia, la sociología, el cine, la arquitectura y el psicoanálisis.

Sus primeros trabajos están relacionados con el periodismo (1922-1933). como jefe de las páginas culturales más importantes  del Frankfurter Zeitung, donde destacó por su visión sociológica (bajo la influencia de Simmel) de los nuevos usos y consumos culturales en la sociedad de masas, la arquitectura, el urbanismo y el cine. Kracauer es considerado uno de los precursores de la Escuela de Frankfurt y uno de los críticos culturales más importantes del siglo XX. Entre sus aportaciones más relevantes cabe destacar las referidas a la teoría del cine y a la narración policíaca de ficción.