91Out6bTgFL

1956 es el año en que se publicó en París New York de William Klein. El libro, demasiado negro, demasiado brutal, demasiado subjetivo, no encontró ningún editor en Estados Unidos. Nunca ha sido publicado en este país pero influyó de forma duradera en el medio artístico. Esta obra supuso el inicio de un género, el periódico fotográfico y, dos años más tarde, Robert Delpire publicó Los norteamericanos de Robert Frank.

Algunos han visto en este libro que retorna el estilo brutal y el montaje entrecortado de la prensa sensacionalista, uno de los precursores del movimiento pop. Efectivamente, por primera vez, el grano, la violencia de los contrastes, el desencuadre, las deformaciones, las fotografías de prensa movidas, se convierten en los elementos de un planteamiento voluntario. La pretendida objetividad documental de la fotografía desaparece ante la afirmación a ultranza de una subjetividad que suprime cualquier distinción entre el fotógrafo y el tema.

william-klein-71

William Klein siempre ha tenido esta facilidad para “manipular” la fotografía, para arriesgarse a hacer que las cosas se muevan. Tanto si maqueta un libro, como si rueda una película o realiza un encargo para el mundo de la moda o la publicidad, siempre encontramos el mismo género inventivo. Klein es igualmente exigente cuando se trata de una obra como ésta, que recoge sesenta años de su carrera, del rodaje de un spot publicitario para las medias Dim, que se ha convertido en legendario, o de la preparación de una exposición.

La mayoría de las series realizadas por el gran William Klein acaban en un libro. En esta ocasión, sin embargo, la excusa es una retrospectiva realizada por el Centro Georges Pompidou de París. Maquetado por el propio Klein, el libro presenta fotografías de sus series más importantes, y algunas inéditas o pertenecientes a series que nunca han visto la luz. Un perfecto resumen no tanto de su obra como del artista en sí mismo.
Copyright_Still_from_the_movie___39_Who_are_you_Polly_Maggoo__39___1966._William_Klein__SWPA_2012.jpg-113ff5edcf9dedb1
William Klein (Nueva York, 1926) es un fotógrafo estadounidense reconocido tanto por sus trabajos en el campo de la fotografía sobre moda como por sus reportajes de ciudades. Los primeros le hicieron célebre a través de la revista Vogue; los segundos son un testimonio de su certera visión de los lugares que visitó y muestran su habilidad para el reportaje gracias a su especial percepción psicológica. También son destacables sus trabajos en el campo de la cinematografía, a la que se dedicó en los años 60 y 70.

Estudió en el City College de Nueva York, tras lo cual se alistó en el ejército (1945), justo un año después de graduarse. Comenzó como dibujante gráfico e ilustrador de la revista Stars and Stripes. Tras ello se trasladó a Europa, en lo que sería un viaje fundamental para su futura dedicación. Se matriculó en Historia del Arte en la Sorbona y llegó a coincidir con el importante pintor cubista francés Fernand Leger. Practicó la pintura con fluidez, siempre desde una perspectiva abstracta, aproximación a la realidad que también está presente en algunas de sus obras fotográficas mas vanguardistas. Algunos de sus lienzos, de fuerte carácter geométrico, fueron expuestos en 1952 en la Galería Il Milione de Milán.

william-klein-191

No obstante, lo importante de la obra de Klein es su práctica de la fotografía. Entre 1954 y 1966 fue fotógrafo de la importante revista Vogue, para la que realizó numerosos reportajes de moda a los que siempre supo aportar su particular punto de vista, convirtiendo estas imágenes de consumo en verdaderas obras de arte. Pero su verdadera vocación fotográfica fue, como él mismo decía, “sus fotos serias”, los reportajes fotográficos que editó en una serie de monografías y que representaban aspectos cotidianos de ciudades como su querida Nueva York, Moscú, Tokio o Roma.

Cuando abandonó su empleo en Vogue, y a excepción de algún trabajo esporádico, se dedicó íntegramente a la cinematografía, campo que abordó en el contexto cultural politizado y vanguardista de finales de los sesenta y de la década de los setenta. En 1981 regresó a la práctica fotográfica, lo que coincidió con una valoración y reconocimiento públicos de la gran calidad de su obra anterior.

1059361