9788483106891

Durante la década de los cincuenta, a Dalí le preocupó especialmente el modo, para él servil, en que los críticos se sometían a la dictadura de las vanguardias artísticas y, en particular, a la corriente más moderna: la pintura abstracta. Dio a conocer su polémica opinión en panfletos y artículos, en Diario de un genio y también en textos cargados de ironía como Los viejos cornudos del arte moderno, cuyo borrador redactó en francés durante una de sus travesías por el Atlántico en 1956. Hoy sorprende comprobar en cuántos aspectos daba Dalí en el blanco, con su peculiar visión del arte y exponiéndose a la mofa de los implacables críticos, entregados a lo moderno sin la menor reflexión. Además, según Dalí, desde que los críticos se unieron a la vieja pintura moderna, ésta no ha dejado de ponerles cuernos: con la fealdad, con la técnica y con el arte abstracto.

dali-9184

Salvador Dalí nació en Figueres (Gerona) en 1904. Estudió en la Academia de Bellas Artes de San Fernando, en Madrid, de donde fue expulsado en 1926 por rebeldía. Durante este periodo turbulento vivió en la Residencia de Estudiantes, donde se unió a los artistas y escritores de la Generación del 27. Sus primeras exposiciones, en Madrid y en Barcelona, datan de 1925. En París, a principios de los años treinta, y de la mano de su mujer, Gala, Dalí se adhirió al movimiento surrealista, del que fue poco después expulsado por insubordinación. Asociado a Buñuel, en 1928 colaboró en la célebre película Un perro andaluz. En los años cincuenta, en solitario, inició una etapa de reflexión y profundización en su llamado «método paranoico-crítico», que, de hecho, ya nunca abandonó del todo hasta su muerte, en 1989