swing_portada
Durante una breve época, en una Europa amenazada y posteriormente ocupada por la Alemania nazi, el jazz fue el estilo musical más escuchado del momento, tan ubicuo y popular como más tarde lo sería el rock and roll. Aunque el jazz no tardó en ser calificado de «degenerado» y oficialmente prohibido por el régimen, siguió siendo la banda  sonora de la vida nocturna en Berlín, París, Varsovia y otras capitales europeas. A pesar de los riesgos, los entusiastas del swing no estaban dispuestos a renunciar así como así a su música predilecta. Embarcado en una investigación personal de aquel turbulento periodo, el músico y periodista Mike Zwerin dedicó dos años a recorrer Europa entrevistando a aquellos singulares individuos que mantuvieron viva la llama del jazz a la oscura sombra de Hitler, consignando para la memoria historias tan fascinantes como trágicas, tan espeluznantes como excepcionales. Entre ellas, la del único miembro superviviente de los Ghetto Swingers, una orquesta judía de jazz que «actuó» en Theresienstadt y Auschwitz; la del piloto de la Luftwaffe que escuchaba a Glenn Miller mientras bombardeaba Londres; la del pianista polaco que pasó de tocar en clubes clandestinos de Varsovia a tocar el contrabajo en un sexteto de jazz en el campo de concentración de Flossemburg; la de los pandilleros berlineses aficionados al swing y los entusiastas zazous de París que desafiaron a las autoridades, arriesgándose a terminar en prisión por la oportunidad de bailar en público una música prohibida; y, cómo no, la de Django Reinhardt, el brillante guitarrista gitano que se negó a huir de la Francia ocupada por los nazis. El resultado es Swing frente al nazi: el jazz como metáfora de la libertad, una crónica fascinante con un punto de vista único sobre el papel adoptado por el jazz en el peor de los momentos.
Luciane
Mike Zwerin (Nueva York, 1930 – París, 2010) fue un escritor y trombonista. Como músico, tocó junto a alguno de los grandes nombres del jazz, entre ellos John Lewis, Earl Hines, Archie Shepp, Eric Dolphy y Miles Davis, llegando a participar en las sesiones de Birth of the cool. Fue crítico de jazz para el Village Voice en los años 60, colaborando así mismo con publicaciones como Downbeat y Rolling Stone. Posteriormente ejerció durante más de veinte años como crítico musical del International Herald Tribune en París. Fue autor de varios libros, entre los que destacan la autobiografía Close enough for jazz (1983) y el ensayo La tristesse de Saint Louis (1985), reeditado y ampliado en el año 2000 como Swing frente al nazi.
249A

El mono que toca el saxofón con una estrella de seis puntas en la solapa es amigo mío. Incluso podría ser yo. La imagen es de un folleto nazi en denuncia de la música “decadente” (entartete).

«Su extensa documentación y las entrevistas realizadas por Zwerin proporcionan la base para una extensa y apasionada improvisación sobre la opresión, el racismo, la xenofobia, los músicos y la supervivencia. Su prosa es tan buena como cabe esperar —tan buena como la de Otis Ferguson, el mejor escritor de jazz que ha producido Estados Unidos hasta la fecha—, partiendo de puntos de vista singulares para poner al descubierto verdades perturbadoras».
—The San Francisco Chronicle

«Las entrevistas de Zwerin con aficionados al jazz alemanes y con los intérpretes de este estilo musical en los países ocupados por los nazis iluminan por qué los ideólogos del Tercer Reich deseaban proteger al futuro ario del virus del jazz… y cómo fueron incapaces de conseguirlo».
—Nat Hentoff, The Wall Stree Journal

«Una obra absorbente. Zwerin se cuenta entre los dos o tres escritores de jazz más agudos y accesibles. Una lectura indispensable».
—Leonard Feather

«Periodismo poético de categoría. Un caudal de información, afecto y entendimiento».
—Times Literary Supplement

«El mejor columnista de jazz de nuestra época».
—Studs Terkel