9788416290482

Tarareamos canciones que decimos detestar.

Solo nos emocionamos cantando cuando nadie nos ve.

Lloramos con baladas de las que nos hemos burlado antes.

Mentimos sobre lo que nos gusta para que nos acepten.

Y decimos que los demás tienen muy mal gusto.

Considerado uno de los mejores ensayos estéticos sobre el gusto musical de la década, Música de mierda investiga el mal gusto y la sensiblería musical a partir de una contradicción: ¿por qué la persona que más discos vende es de la que más gente se ríe? Carl Wilson quiso hacer una investigación sobre el éxito de Céline Dion pero se descubrió escribiendo un ensayo maravilloso sobre el amor (a la música), el esnobismo como coraza y la capacidad de emoción en tiempos de cinismo.

Un ensayo profundo, provocador, que te obliga a preguntarte quién diablos eres realmente. NICK HORNBY

Leyéndolo sentí que me acercaba un poco más al gran misterio de la música. ALEX ROSS, autor de El ruido eterno  

stet-carl-wilson

Carl Wilson es crítico cultural, escritor y articulista. Sus trabajos han salido en publicaciones como Globe, Pitchfork, The New York Times, Mail y Slate, entre otras, y forma parte del prestigioso programa de lecturas en público The Trampoline Hall. Cuando los responsables de la colección de análisis musical “33 1/3”, en Bloomsbury, se pusieron en contacto con él para encargarle un texto sobre un álbum a su elección, se planteó otras opciones, pero pronto se hizo la siguiente pregunta: ¿cuál es el disco menos oscuro que podría elegir?. Visitó las webs de las asociaciones de industria discográfica de varios países y descubrió un elemento común y constante: Cèline Dion. Así, decidió dedicar su trabajo al mal gusto musical, a su concepto y quienes lo alimentan, tomando como objeto de estudio el álbum Let’s talk about love de la canadiense. Pronto muchos críticos calificaron Música de mierda como su libro preferido de la colección “33 1/3”, y en menos de una década se ha convertido en un libro de culto. Como tal, generó debates sobre el gusto no sólo dentro de la comunidad de críticos culturales, sino también en los departamentos de lengua y de estudios culturales de universidades de todo el mundo, en blogs y podcasts, e incluso en el programa de televisión “The Colbert Report”, en el que Wilson apareció el 4 de marzo de 2009.