Marisol Dorao Homenaje Noche de los libros

Durante mucho tiempo, nadie supo quién era realmente: los lectores sólo conocían su nombre (que más tarde se supo que era un seudónimo), y los editores no habían tenido la curiosidad de saber mucho más. Mientras yo fui pequeña, me contenté con leer, y disfrutar de las aventuras de aquella niña con la que me identificaba tanto. Pero coforme fui creciendo, empezó a nacer en mí la admiración por la perspicacia, y la sabiduría de aquella escritora.

Admiración, amor, curiosidad… y una enorme dosis de buena suerte, me llevaron a conseguir datos, ,cartas, fotos, manuscritos… Viajé a los Estados Unidos, a la Argentina, a las Islas Canarias… Me encontré, por un lado con personas que me negaron su ayuda, pero por otro, con gente maravillosa que me abrió su casa y su corazón… Y gracias a ellos ha podido escribirse esta biografía.

Ahora, todos los que hemos admirado a Elena Fortún, ,y hemos disfrutado con sus libros, podemos sentirnos un poco más cerca de ella.

Más información