Un destino singular, una carrera musical brillante, una continua lucha por la vida y, sobre todo, una gran y profundamente infeliz historia de amor narrada con una sinceridad extrema En el otoño de 1962, a lo largo de una noche electoral, Françoise Hardy aparece en la televisión francesa interpretando su primera canción, Tous les garçons...