Raymond Queneau aseguraba que de todos los artistas contemporáneos, Miró “pasa por ser el más secreto”. Su marchante francés, Pierre Loeb, no dudaba en afirmar que “era el hombre más misterioso, el más impenetrable que he conocido en mi vida”, y Joan Prats, amigo de infancia del artista, decía: “lo sé todo de él y...