Durante mucho tiempo, nadie supo quién era realmente: los lectores sólo conocían su nombre (que más tarde se supo que era un seudónimo), y los editores no habían tenido la curiosidad de saber mucho más. Mientras yo fui pequeña, me contenté con leer, y disfrutar de las aventuras de aquella niña con la que me...