A los treinta y un años ya se le consideraba el mejor artista de Italia, y probablemente del mundo; pero para sus enemigos Miguel Ángel era arrogante, zafio y un fraude. Durante décadas, se movió en el centro de los acontecimientos: la vorágine en la que la historia de Europa se vio sumida durante el paso del Renacimiento a...